Published: 
Junio 7, 2017

Una alimentación sana es fundamental para mantener la salud del corazón. El primer paso para llevar una dieta cardiosaludable es saber qué hay que meter en la cesta de la compra y qué alimentos hay que evitar a toda costa. Repasa las 10 claves más importantes para hacer una compra con cabeza. 

1. Hacer una lista de la compra antes de ir al supermercado. La primera regla es planificar con antelación y hacer una lista de la compra antes de ir al supermercado en la que se indiquen todos los alimentos que hay que comprar. Así no se colarán en nuestra nevera alimentos o productos poco cardiosaludables y podremos planificar menús semanales muy sanos y variados. 

2. Elegir alimentos frescos y coloridos. La Dra. Susan Smyth, directora médica del Instituto del Corazón Gill en la Universidad de Kentucky, afirma que reducir la cantidad de grasa, azúcar y sal de la dieta puede reducir el riesgo de obesidad, infarto, diabetes de tipo II y otras enfermedades de forma considerable. "Para que nuestros platos sean más saludables, debemos decantarnos por alimentos muy coloridos a partir de fuentes naturales (no con colorantes artificiales) frente a los alimentos blancos o marrones. Es recomendable empezar por la sección de frutas y verduras frescas, que contienen altas cantidades de vitaminas y fibras, así como bajos niveles de grasa", comenta la Dra. Smyth en una publicación reciente de prensa universitaria.

3. Consultar las etiquetas nutricionales de los alimentos. Los consumidores deberían consultar las etiquetas de los alimentos procesados, como las pizzas, los platos preparados, las salsas como el guacamole o las ensaladas preparadas con salsas añadidas, por ejemplo. Estos productos pueden contener grandes cantidades de grasa, sodio y azúcar.

4. Lácteos y huevos. "En la sección de lácteos, conviene escoger productos bajos en grasa siempre que sea posible. Hay que tener cuidado con los yogures de sabores, ya que pueden contener la mitad de la cantidad diaria recomendada de azúcar. Investigaciones recientes indican que consumir huevos es saludable si se toman con moderación, pero se recomienda confirmarlo previamente con el médico", comenta Smyth.

5. Carnes y pescados. Se recomienda siempre elegir pescados y carnes magras, como el pollo, la ternera o el conejo en lugar de otros productos más grasos. Las carnes procesadas, como salchichas y embutidos, contienen grandes cantidades de sal, por lo que deben evitarse, de acuerdo con las recomendaciones de la doctora.

6. Panes y cereales. "Aunque los productos de panadería pueden incluirse en la dieta, la cantidad de azúcares y sodio oculta en el pan es sorprendente. Tan solo dos rebanadas de pan de molde blanco incluyen un cuarto de la cantidad de sodio diaria recomendada", afirma Smyth. La doctora indica que es preferible elegir panes elaborados a partir de cereales integrales (no de trigo integral), que ayudan a reducir el nivel de colesterol LDL en sangre y el riesgo de desarrollar diabetes de tipo II.

7. Evitar los pasillos "trampa" de los supermercados. Según la doctora, los pasillos intermedios del supermercado o las estanterías de la zona de caja son "traicioneros". "Casi todo lo que está envuelto en plástico ha sido altamente procesado y cargado de grasa, sal, azúcar o todo a la vez. Si no podemos evitar los productos que se ofrecen en los pasillos centrales, conviene leer todas las etiquetas y buscar las opciones más saludables", insiste la doctora.

8. Frutos secos y frutas secas. Los frutos secos naturales y las frutas desecadas sin añadidos pueden ser una opción cardiosaludable. Eso sí, hay que evitar las opciones fritas, con miel o azúcares añadidos. 

9. Verduras y legumbres envasadas. Las legumbres y las verduras cocidas y envasadas en su agua de cocción son una opción saludable y una alternativa para consumir legumbres y verduras. Sin embargo, no todo vale. Hay que prestar atención a la etiqueta nutricional de las sopas y cremas de verduras envasadas o en sobre. También hay que echar un vistazo a la cantidad de porciones por unidad. Por ejemplo, las sopas o cremas envasadas se anuncian a veces como bajas en sodio, pero si la ración corresponde a medio envase y nosotros estamos acostumbrados a tomarnos el envase entero, estaremos ingiriendo el doble de la dosis de sodio indicada.

10. Congelados. "Las verduras frescas o cocidas que se venden congeladas pueden sustituir a sus equivalentes frescos. Debemos elegir helados bajos en grasa en lugar de las versiones más calóricas y grasas. También hay que tener mucho cuidado con los aperitivos, pizzas y platos congelados, pues suelen tener un alto contenido en sodio", aconseja Smyth.

Más información

Más información sobre la alimentación saludable en el sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Copyright © 2017 HealthDay. Todos los derechos reservados.

 Artículo redactado por Robert Preidt de HealthDay. Licencia legal de publicación obtenida a través de la red editorial NewsCred. Las consultas sobre la licencia pueden dirigirse a legal@newscred.com.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

PfizerChef. Cocina Cardiosaludable

La Dieta Mediterránea se puede considerar una pauta nutricional cardiosaludable ya que promueve el consumo de alimentos que protegen al corazón reduciendo los diferentes factores de riesgo y favoreciendo el cuidado de la salud.

PfizerChef. Claves para una dieta Cardiosaludable es una iniciativa de formación focalizada en la sensibilización de la importancia de una dieta variada y equilibrada que genere hábitos nutricionales saludables. Profundiza en conceptos básicos de nutrición como herramienta de recomendación y consejo para el profesional médico.

¿Quieres conseguir nuestro PfizerChef?  Accede aquí.